Cassette 6: Lado A.

Solía pensar que cualquier tarea acompañada de una sonrisa era más fácil de hacer. "¿Para qué hacer las cosas si las vas a hacer con mala cara?", me decía mi mamá. Agradezco cada día sus palabras, aunque a veces me generan frustración porque no todo el mundo piensa igual y hasta a veces creo que la sonrisa les debe pesar mucho. Conozco personas que nunca tendrán arrugas ni líneas pronunciadas de expresión porque su rostro siempre está igual de serio. Son casi sombríos y te hacen sentir la necesidad de pedirles disculpas hasta por respirar cerca de su entorno. Pero no necesariamente significa que ellos no sean felices, ¿cierto? Si lo dudas, pues, bienvenido a tu publicación.

Advertisements

Cassette 5: Lado B.

¿No les ha pasado que se levantan con su mejor actitud, dispuestos a salir y triunfar? Saludas a la vida temprano por la mañana, con comida en la mesa te despides del ayuno y con una sonrisa abres la puerta hacia las posibilidades de un día radiante hasta que te encuentras con un patán en la acera o una ridícula en la oficina.  Nunca falta eso que te roba la tranquilidad cuando piensas que todo está listo, eso que te hace correr por las paredes de tu mente buscando una respuesta apacible ante la grosería de otro. Las palabras fluyen como agua de nuestros labios, y a veces siento que necesito una llave de paso. Si también te sucede, pues, bienvenido a tu publicación.

Cassette 5: Lado A.

La constante exposición trae consigo dos batallas que no todos están dispuestos a enfrentar y de las que, si escapamos, algún día nos explotarán en la cara: Una batalla interna con quién eres y una batalla con los demás por lo que eres. Si te ha pasado, pues, bienvenido a tu publicación.

Cassette 3: Lado B.

Nunca me importó sobresalir en nada. Asumo que veía los logros como algo complementario o muy personal, no los consideraba material para compartir sino solo eso: metas alcanzadas. Presumir solo me haría resaltar y mi aparente humildad bloqueaba mis cualidades más brillantes. Si te ha pasado, pues, bienvenido a tu publicación.

Cassette 3: Lado A.

No puedo decir exactamente cuándo pasó, pero dejé de sentirme en un compromiso social con las personas y empecé a interesarme mucho en mi. No hay nada de malo en eso, tú dirás. Los demás al final no importan si no puedes obtener un beneficio de tu trato con ellos. Si eso es lo que piensas, pues, bienvenido a tu publicación.